Dios le indica a Bruno que tiene que dejar el trabajo, para ser un comediante rico y famoso, ya que esa es la única manera de conquistar el amor de Carla.